¿Qué es la movilidad compartida?

La movilidad compartida es la aplicación de la economía compartida al ámbito del transporte: que los individuos compartan sus bienes con otras personas que necesitan hacer un uso temporal de estos.

La movilidad compartida y sostenible en la ciudad.

Carpooling, ride-sharing, ride-hailing, carsharing o motosharing son distintos derivados de la movilidad compartida. La reciente proliferación de estos términos en nuestro lenguaje cotidiano es solo el reflejo del desarrollo, aplicado al transporte, de una corriente económica llamada Sharing Economy.

El nombre tiene gancho, ¿no?

Este término, nato y acuñado durante la crisis mundial de 2008, describe una manera diferente de distribuir bienes y servicios al tradicional modelo basado en la producción-distribución-consumo. Consiste en que los individuos alquilen o compartan sus bienes con otras personas que necesitan hacer un uso temporal de estos, ya que ellos no los necesitan. El contexto socio-económico en el que se desarrolla, marcado por políticas de austeridad y reducción del gasto público, supuso y supone el catalizador perfecto para este tipo de iniciativas.

En la movilidad la aplicación de estos principios es clara: las personas no “necesitan” tener un vehículo, sino transportarse del punto A al punto B de la manera más cómoda posible. Desde un punto de vista puramente económico, empieza a perder sentido poseer estos vehículos que suponen una gran inversión inicial, costes de mantenimiento, combustible… Por no hablar del tiempo invertido en llevar nuestro vehículo al taller y otros tipos de costes más difíciles de cuantificar. La gran ironía del asunto es que ¡este vehículo pasará el 97% del tiempo aparcado!

La movilidad compartida es una respuesta a este uso ineficiente de los recursos de transporte. Si la mayoría de las personas no quieren un vehículo, sino transportarse, cobra sentido que sea una empresa privada quien tenga en su propiedad estos vehículos. El usuario puede acceder a utilizarlos el tiempo que quiera y satisfacer sus necesidades de transporte pagando una tarifa a esta compañía directamente desde su teléfono móvil. Queda liberado de todos los inconvenientes que supone tener un vehículo, con la comodidad que conlleva poder utilizarlo en el momento que quiera y durante el tiempo deseado.

Siempre que tengas batería en el móvil 😉

Como consecuencia, si distintas personas ya no tienen que poseer cada una uno o varios vehículos para transportarse, sino que pueden usar el mismo, el número de vehículos en las ciudades se verá reducido, ya que los usuarios de movilidad no necesitarán poseerlos. Esto repercute potencialmente en una reducción de los atascos y de emisiones contaminantes, así como en la disminución de los recursos extraídos para la fabricación de vehículos. 

Usuarios de movilidad compartida en el mundo. Cinco Días-El País / Statista (2017).

Los niveles de contaminación en las ciudades son un problema de salud pública actualmente, como demuestra este estudio realizado por el Instituto de Salud de Carlos III de Madrid. Combinando la movilidad compartida con el uso de vehículos eléctricos, estaremos además consiguiendo trasladar esas emisiones nocivas de las ciudades a los centros de producción de energía, donde podrán ser mejor controladas y tratadas, y donde no constituyan un riesgo para las personas que habitan estas ciudades. Si además, en vez de usar un sistema de producción de energía basado en los combustibles fósiles usáramos un mix energético de energías renovables para recargar estos vehículos, podríamos incluso pensar que estamos reduciendo más estas emisiones en términos absolutos.

El potencial que presenta la movilidad compartida es claro: compartir coche, moto, patinete o cualquier otro vehículo supone un uso más eficiente del espacio en las ciudades, una utilización de estos durante un mayor porcentaje de su vida útil y una reducción neta de las emisiones contaminantes. Por eso desde SOS Movilidad creemos en ella como una de las mejores alternativas hoy en día para lograr una movilidad sostenible.

Imagen por defecto
SOS Movilidad
El equipo de redacción de SOS Movilidad
Deja un comentario

¿Te interesa la movilidad sostenible?

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!