Más cerca de una automoción sostenible

La generación de energía eléctrica es uno de los sectores más a tener en cuenta en una sociedad sostenible. La obtención de energía se realiza a través de la transformación de energías primarias de carácter renovable (radiación solar, viento, mareas…) o no renovable (carbón, petróleo, gas natural…). El uso de energías primarias renovables es quizá el reto mas importante al que se enfrenta el ser humano en el siglo XXI: Hacer frente al cambio climático y a la vez asegurarse un abastecimiento energético totalmente imprescindible para la sociedad actual.

automocion sostenible
Fuente: Irena

El mundo se encamina hacia una transición energética impulsada por el apremiante acecho del cambio climático y la cada vez mayor rentabilidad de las tecnologías de transformación de energía limpia.

A raíz de los datos aportados por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) podemos ver la potencia renovable instalada por continentes. Nos centraremos en Europa y en el porcentaje de energía procedente de energías renovables frente al consumo bruto y los objetivos marcados para 2020.

A escala europea estamos cerca de cumplir los objetivos marcados para este mismo año. Sin embargo, en 2018 más de 10 países miembros no llegaban a sus objetivos, siendo España uno de ellos.

automocion sostenible
Fuente: Eurostat (nrg_ind_ren)

La instalación de grandes plantas generadoras renovables, así como de generación distribuida, viene creciendo a lo largo de los últimos años. El crecimiento se debe al descenso de costes asociados a las tecnologías que lo componen y a las medidas políticas impuestas por los gobiernos, que, aunque no excluyen la generación desde fuentes no renovables, cada vez incentivan más el sector energético verde.

La producción de energía renovable en España aún no está a la altura de los países más “verdes” de Europa como son Alemania o Suecia y, habiendo invertido mucho en el pasado (hasta la crisis de 2008), muchas instalaciones se han quedado obsoletas por no seguir recibiendo ese flujo de dinero necesario para los costes de operación y mantenimiento. Aunque esta situación se está revirtiendo actualmente, uno de los factores más influyentes es la derogación de la ley conocida como “impuesto al sol” que consistía en el pago de un “peaje de respaldo” a instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo de más de 10 kW. Como consecuencia, la inversión en estas instalaciones está aumentando considerablemente.

automocion sostenible
Fuente: REE

En 2019 se han producido en España 261.020 GWh de electricidad, de los que el 36,8 % han sido generados a partir de tecnologías renovables. Además, el 58,6 % de la electricidad producida durante el año en España ha procedido de tecnologías que no emiten CO2 a la atmósfera.

Esto nos hace ver que estamos en el buen camino pero, ¿cómo podemos aprovechar esta situación para convertir nuestros hábitos de consumo en sostenibles?

En un mundo cada vez más interconectado y dependiente de la energía eléctrica surge un nuevo sector dentro de la movilidad sostenible, el vehículo eléctrico.

En realidad, este tipo de vehículo no es un elemento nuevo en el sector de la automoción. El desarrollo del primer coche eléctrico se atribuye al escocés Robert Anderson, entre los años 1832 y 1839, mientras que el primer vehículo con motor de combustión interna data del 1860. Hasta 1908, el vehículo eléctrico tuvo una buena aceptación social, aunque a partir de la producción masiva de los coches de combustión en cadena de montaje con su consecuente reducción del precio, se vio relegado de su posición hegemónica de ventas.

Actualmente el mundo del motor ha evolucionado mucho y la movilidad eléctrica también, y ha conseguido  equiparar precios entre los distintos tipos de tecnología. El resultado es que la opción de comprar un vehículo eléctrico sea atractiva tanto para el usuario como para el marco sostenible que intenta alcanzar la sociedad.

¿En todos los casos el vehículo eléctrico es totalmente sostenible con el medio ambiente? Veremos que no, aunque hay muchas formas de conseguirlo, pero no nos relajemos demasiado. La sostenibilidad puede no estar siempre en nuestra mano.

Desarrollo sostenible en la automoción

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) publicó “Electric vehicles from life cycle and circular economy perspectives”, un análisis del impacto medioambiental del coche eléctrico. En el informe se considera todo su ciclo de vida: la extracción de los materiales para fabricarlo, su producción, su conducción y su tratamiento como residuo. Su conclusión es la siguiente; aunque los vehículos eléctricos generan mayores impactos en el uso de materiales y en su fabricación, estos ofrecen importantes oportunidades para reducir las emisiones causantes del calentamiento global y la contaminación del aire en las ciudades.

automocion sostenible
Fuente: AEMA

Como observamos en la gráfica proporcionada por la AEMA, hay una relación intrínseca entre el tipo de energía que alimenta el vehículo y su ratio de emisiones. Este ratio resulta casi el doble en el caso del coche eléctrico alimentado con electricidad generada con carbón con respecto al mismo vehículo con electricidad procedente del mix energético europeo.

Te presentamos una comparativa de las emisiones asociadas a los diferentes tipos de vehículos sin tener en cuenta su fabricación y materiales, solo la fase de uso, con ratios de emisiones de diferentes gases de efecto invernadero por km recorrido.

En la tabla nos basamos en los datos proporcionados por Red Eléctrica Española (REE), que gestiona el mercado eléctrico en nuestro país. La situación actual ha derivado en una caída de la producción por combustión de carbón (la materia prima más contaminante), lo que refleja un bajo ratio de emisiones de C02 por kWh generado. Además, gracias a la gran contribución de las renovables y nuclear, a día de hoy, obtenemos un 72% de generación libre de emisiones. Este dato fluctúa instantáneamente debido a las condiciones climatológicas, el mercado eléctrico y el consumo poblacional. Como indicamos anteriormente, el valor medio anual en 2019 fue de un 58,5% del total.

VehículoEmisiones C02 (g/km)Emisiones NOx (g/km)
Eléctrico integración 100% renovable00
Eléctrico mix energético actual (72% libre de emisiones)18,2<1×10-6
Híbrido enchufable84,50,37
Diesel117,91
Gasolina123,40,08

Por lo tanto, el método de obtención de la electricidad es muy relevante para la automoción sostenible.

A continuación, comentaremos algunas opciones que están a nuestro alcance, otras no tanto, para que hagamos de nuestro medio de transporte habitual un verdadero modelo de movilidad sostenible. Ampliamos más esta información en Dónde recargar tu vehículo eléctrico.

  1. Puntos de recarga conectados a red:

Existen muchos puntos de recarga, electrolineras, donde alimentar nuestro coche con energía eléctrica. Estos se nutren de la energía proveniente de la red directamente y la energía será más o menos limpia a raíz de la integración renovable en el sistema energético.

Como usuarios, poco podemos hacer, ya que la integración de renovables en el mix energético español dependerá de la inversión de las empresas eléctricas, así como de una buena política de inclusión de renovables. En todo caso, con valores medios de generación y consumo en España actualmente nuestro coche eléctrico será bastante menos contaminante que uno de combustión, como hemos podido ver en la comparativa.

  1. Puntos de recarga en empresas con instalaciones renovables:

 Cada vez más asiduamente vemos en empresas o centros comerciales parkings donde enchufar nuestro vehículo, alimentado, parcialmente o en su totalidad, por instalaciones de origen renovable. Esta práctica es especialmente beneficiosa en puestos de trabajo donde el trabajador aparca su coche durante un prolongado intervalo de tiempo, consiguiendo recargas potencialmente sostenibles siempre y cuando las condiciones climatológicas sean favorables.

  1. Recarga doméstica con instalación de autoconsumo:

Esta es quizá la opción más beneficiosa para los usuarios de vehículos eléctricos. Con ella, el vehículo estará alimentado por energía renovable a partir de la generación de ésta en la instalación fotovoltaica que se encuentra en el mismo domicilio. Tiene unos costes asociados como la propia instalación generadora y el punto de carga, pero éstos se ven amortizados rápidamente, ya que al cargar el vehículo de este modo la energía será ’gratuita’ y limpia.

Con todo lo planteado podemos concluir que la automoción puede llegar a ser un sector en gran parte sostenible, y aunque queda mucho camino por recorrer, el objetivo se ve más cerca de lo que parece.

Imagen por defecto
Javier Carnicero Arcos
Ingeniero en Tecnologías de la Energía por la Universidad de Sevilla. Colaborador de Fridays for Future y apasionado del desarrollo sostenible.
Deja un comentario

¿Te interesa la movilidad sostenible?

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!