Cómo ir al trabajo de forma sostenible

Cada vez más nos concienciamos sobre la necesidad de desplazarnos al trabajo de forma sostenible. La emergencia climática y las emisiones de gases nocivos para la salud en las ciudades invitan cada vez más a dejar el coche en casa y empezar a realizar trayectos buscando opciones de una movilidad más sostenible.

En este sentido, desde SOS Movilidad queremos dar un repaso a las alternativas con las que contamos para realizar nuestros trayectos habituales.

Ir al trabajo andando

Es la alternativa más obvia, pero que queda muchas veces olvidada por prisas, necesidad de transportar bultos, etc. Pero la realidad es que es la base de la movilidad urbana sostenible, en esta opción no necesitamos nada más que nuestro cuerpo para realizar el trayecto.

Además, se trata de una forma saludable de desplazarse y casi un lujo si vivimos en una ciudad grande.

Ir a trabajar en bici

La hija de Leonardo Da Vinci, la de toda la vida. Lleva con nosotros unos siglos y sigue siendo un medio de transporte genial para los trayectos diarios. Las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes solamente se generan durante su producción, por lo que son una opción con impacto muy bajo en comparación con el automóvil. Ir al trabajo en bici siempre es una opción ecológica y cuenta con grandes beneficios deportivos.

Si además utilizamos un servicio de movilidad compartida como BiciMad o Sevici, estaremos repartiendo estas emisiones de producción entre más trayectos.

Ir al trabajo en moto compartida

Las motos compartidas, el motosharing, representan una de las mejores opciones para dejar tu coche en casa y no tener que preocuparte por llegar tarde. Se trata en su gran mayoría de servicios eléctricos compartidos, cuyas operaciones están muy cuidadas desde el punto de vista medioambiental. Por esto, las emisiones que este medio de transporte genera, siendo compartido y eléctrico, son bajas en relación al coche privado o a la moto de combustión privada.

Ir a trabajar en patinete

Los Vehículos de Movilidad Unipersonal (VMU) están de moda. Actualmente todo el mundo habla sobre los patinetes eléctricos de alquiler, pero existen también otros tipos de vehículos eléctricos, privados o compartidos, que nos permiten desplazarnos de forma sostenible por la ciudad. 

Estos vehículos emiten gases durante su producción, su carga y mediante su operación si se trata de servicios de movilidad eléctrica compartida, como los que habitualmente tratamos en esta plataforma. Las emisiones de estos vehículos son analizadas en este enlace.

Ir a trabajar en transporte público

Como origen de toda movilidad compartida, no podíamos dejar atrás el transporte público como vehículo de movilidad sostenible. Metro, autobús, tranvía, cercanías, son medios de transporte, en su mayoría además propulsados por energía limpia, que permiten transportar a muchas personas a la vez, lo que reduce las emisiones que generan por cada pasajero en un trayecto determinado.

Constituyen además una solución económica y relativamente conveniente para desplazarse para trabajar si vives en una ciudad con la suficiente infraestructura desarrollada.

Ir al trabajo de forma sostenible

Compartir coche para ir al trabajo

Esta medida, el Carpooling, tiene como objetivo causar un efecto similar al del transporte público. Un automóvil contamina menos por pasajero mientras más pasajeros lo ocupen. Por esto, ponerse de acuerdo con tus vecinos o compañeros y establecer un esquema de turnos es una opción más sostenible para desplazarnos a trabajar que la habitual utilización del coche privado.

Ir al trabajo en coche compartido

Hay que ser realista, el coche compartido es mejor en cuanto a estrategia de movilidad sostenible, pero no representa una solución a los atascos y a los problemas de espacio en las ciudades, sobre todo a la desplazarse al trabajo. Sin embargo, este medio de transporte puede salvarnos de un entuerto, y liberarnos de tener un coche en propiedad.

Las opciones existentes hoy en día en Madrid, como laboratorio de movilidad urbana en España, configuran un ecosistema de movilidad cada vez más variado y con una oferta más sólida de servicios como los que detallamos en este artículo. Y este es uno de los primeros pasos para un futuro de movilidad sostenible apoyada en la movilidad como servicio.

Imagen por defecto
SOS Movilidad
El equipo de redacción de SOS Movilidad
Deja un comentario

¿Te interesa la movilidad sostenible?

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!